1 de noviembre de 2008

Halloween y la noche de los muertos vivientes

El ocaso de los dioses ha comenzado, el rencor llena sus corazones inertes y gritan despavoridos huyendo de su amarga suerte.
Llovía como si el fin del mundo cubriera de nieve la esperanza en una turbia, fría y oscura noche ya de noviembre.
Los muertos aullaban en las esquinas pidiendo sangre a borbotones mientras arañan los ojos despiertos sin condiciones… ira, envidia, ambición escondida en cada palmo de sus subconscientes… mentiras… deseos de ser lo que nunca serán… rehenes de tantas copias falsas que imitar, perdidos en la avaricia desmedida de sus vidas, jamás podrán hablar en libertad… pobres sombras sin vida, sin suerte, sin ni siquiera disfrutar de su muerte…
Halloween se esparce a jirones de espeeeeesa y húmeda niebla fríaaaaaa.... UUUUUUUhhhhh!!

1 comentario:

David dijo...

Disculpa que mi comentario no tenga nada que ver con Halloween.Despues de ...30 años, he vuelto a saber de tí.Sorprendente.Me alegro de este encuentro.
Un saludo